La Manga del Mar Menor

 

La riqueza que posee La Manga del Mar Menor es incalculable. Su gastronomía, la fauna y flora, su clima o su historia la han convertido en un lugar con mil cualidades por descubrir, abiertas a ser encontradas por todos/as aquellos/as aventureros/as que deseen conocerlas.

Su historia

Actualmente conocemos el Mar Menor como una laguna. Pero si nos remontamos diez millones de años atrás nos encontraríamos una gran bahía abierta al Mar Mediterráneo que se extendía desde el actual Cabo de Palos hasta El Mojón, de San Pedro del Pinatar.

La sucesión de movimientos de montañas vertían sedimentos que venían del actual Campo de Cartagena a través de los ríos. Así, se fueron formando volcanes submarinos que dieron vida a las que hoy damos nombre de isla Grosa, Mayor o del Barón, Ciervo, Redonda, Perdiguera y Sujeto.

Las corrientes marinas fueron arrastrando la arena acumulada de los islotes formando progresivamente el largo y estrecho brazo bautizado posteriormente como La Manga del Mar Menor, sirviendo de separación entre el Mar Mediterráneo y el Mar Menor, dejando conexiones a través de canales o golas naturales que permiten la renovación constante del agua.

Paleolítico

plano mar menor epoca moderna
Plano del Mar Menor de época moderna (Manuscrito anónimo, Archivo de la Real Chancillería de Granada)

Para situar a los primeros humanos en esta zona de la Costa Cálida es necesario remontarnos a la edad del Paleolítico, aunque de la época de la que más restos arqueológicos y más información tenemos es de la romana y árabe.

Los romanos supieron extraer los beneficios de la zona en la que estaban, desarrollando una gran industria de salazones y activando su actividad económica gracias a la exportación a través del tráfico marítimo.

La llegada de los árabes a La Manga trajo las encañizadas, una práctica de pesca en lagunas que se sigue utilizando en la actualidad para pescar mújol y otras especias típicas del Mar Menor.

 

 

Siglo XIII

En el siglo XIII, cuando Alfonso X conquistó el reino de Murcia, La Manga estaba habitada por pequeños grupos de pescadores y pastores. La población no aumentaba a causa de los asaltos de piratas barberiscos procedentes del Norte de África.

En 1266 Alfonso X decretó que los murcianos deberían de socorrer a los vecinos de La Manga ante los desembarcos moriscos. Para ello, los asaltados harían señales de humo desde las torres de vigías hasta la torre de la iglesia de Santa Catalina, en Murcia. Desde allí se advertía a la población que acudiese a socorrer a los vecinos de la costa.

Posteriormente, y gracias a los incentivos de Alfonso X, algunos nobles y caballeros de armas catalanes, aragoneses y murcianos se asentaron en la comarca alrededor del Mar Menor. Formaron núcleos de población, derivando a los pueblos Roldán, Pacheco, Pagán, que corresponde a los nombres de la familia que los establecieron.

Los asaltos barberiscos se alargaron hasta el reinado de Carlos V y su hijo Felipe II. Fue debido a la llegada de los turcos en el Mediterráneo y formando el estado pirata de Argel. Por ello los monarcas ordenaron la construcción de dos torres para ahumar en La Manga y otras más en Cabo de Palos. 

A la llegada del siglo XIX se formaron los dos principales municipios de esta comarca: San Javier y San Pedro del Pinatar.

Edad Moderna

En XX esa zona se convierte en un destino muy popular entre los habitantes procedentes de Murcia. Frecuentemente acudían a disfrutar de los novenarios (nueve baños) durante los meses más calurosos del año. Este éxito condujo a la construcción en 1904 del Hotel-Balneario La Encarnación, que albergaba los baños termales actualmente muy conocidos.

En 1862 se levantaron los faros de Isla Hormigas y el Estacio, prosiguiendo tres años después con la construcción del de Cabo de Palos

A principios de 1960 comienza el plan urbanístico de La Manga del Mar Menorimpulsado por Tomás Maestre. Maestre adquirió la zona norte mediante subasta pública a mediados del siglo XX y le compró seguidamente la zona sur a Francisco Celdrán

la manga del mar menor antes y después

En 1963 La Manga del Mar Menor recibe el impulso de la Ley de Centros de Interés Turístico. Al año siguiente se construye el primer edificio: la Torre Negra ubicada en la entrada de La Manga. 

Pocos años después se levantaron los primeros hoteles, los emblemáticos Entremares y Galúa. Hasta llegar a lo que es actualmente La Manga: uno de los destinos turísticos más importantes de España y Europa.

Espacios protegidos del Mar Menor

Salinas de San Pedro del Pinatar

La particularidad de la la laguna del Mar Menor ha favorecido la formación de las costas de arena. A día de hoy podemos presumir de Espacios Naturales y Paisajes Protegidos que se han convertido en un gran reclamo turístico para muchos españoles y extranjeros durante su estancia.

El Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar bañan 800 hectáreas de superficie que adquieren un color rosado al atardecer y constituyen un refugio de aves migratorias que supone un espectáculo libre de admiración.

Islas del Mar Menor

El Monte Carmolí, con 111 metros formado tras las erupciones de los movimientos de tierra contiene vegetación autóctona. Desde su cima se puede apreciar increíbles vistas de toda la laguna. La salvaje Playa de la Hita está caracterizada por pequeños humedales y abundante vegetación. También debemos destacar las 5 Islas del Mar Menor, un paisaje protegido que alberga numerosas aves y las cuales otorgan una belleza complementaria a los atardeceres del Mar Menor.

Gastronomía típica

La gastronomía típica de la zona de La Manga del Mar Menor es rica en pescados gracias a su excelente calidad y variedad. Si tenemos que destacar alguno nos decantamos por la dorada y el mújol, típicamente preparados a la sal y a la espalda. Si vas a un bar de la costa y pides un aperitivo de zona te pondrán el famoso langostino del Mar Menor, junto a los salazones, la mojama, huevas de mújol y atún de hijada, todo acompañado con habas crudas y tiernas o con almendras fritas. ¡Un espectáculo al paladar par ir abriendo boca!

Si pasas por la Costa Cálida no te puedes permitir marcharte sin probar sus recetas típicas: el emblemático y sabroso caldero, elaborado con arroz y mújol, servido con alioli. Además, también podrás disfrutar de arroz y marisco, michirones, arroz y conejo o conejo con patatas al ajo cabañil. 

caldero mar menor
Caldero

Para rematar una comida en el Mar Menor puedes decantarte entre la fruta típica de la tierra, como el melón, la sandía y los melocotones o repostería tradicional. Entre la segunda opción puedes elegir entre el pastel de cierva dulce y salado, el tocino de cielo, la sopa real hecha con almendras y yema de huevo, el arrope con frutas y verduras maceradas con miel, y el típico café asiático, preparado con leche condensada, coñac y canela.

Se te ha despertado un poquito el hambre, ¿verdad?

Su fauna y flora

ave mar menor

La fauna del Mar Menor está condicionada por el clima y los recursos medioambientales de la zona. Por ello, sus fondos de arenas finas y claras albergan especies típicas únicamente localizadas en el litoral levantino. Destacamos la presencia del langostino del Mar Menor, el cual tiene un alto valor comercial, además del caballito de mar y el fartet.

Las aves acuáticas constituyen el grupo más representativo de La Manga del Mar Menor. Esto se debe a que es un lugarideal de descanso donde permanecer temporalmente durante su viaje migratorio. Además es un destino elegido por muchas aves para pasar su época de cría,  convirtiéndose en muchas ocasiones en el sitio que habitarán permanentemente. Las especias que pueden sorprenderte durante tu estancia aquí son los chorlitejos patinegros, archibebe común, cigüeñuelas, gaviota de Audouin, flamenco, tarro blanco, garceta común y muchos más.

albardin mar menor
Albardín

La flora, como la fauna es el resultado de las condiciones de cada área. Por ello podrás encontrar azucenas de mar y cuernecillos de mar en los arenales del Carmolí. Además de siemprevivas o salicornias entre otras en los saladares. Y, albardín junto con garmíneas y taray en la Marina del Carmolí.

Debido a las altas temperaturas y escasas precipitaciones, la flora que encontraremos en las islas serán principalmente el sabina mora, el palmito, el lentisco, el cornical entre otros.

 

Bajo las aguas de la laguna del Mar Menor encontramos praderas de clorofíceas, fanerógamas adaptadas a la vida marina.

El clima en La Manga

Las temperaturas más calurosas empiezan a notarse en La Manga a partir del mes de junio con un máximo de 28ºC extendiéndose en ocasiones hasta septiembre y principios de octubre. Los inviernos en La Manga son muy suaves, siendo enero el mes más frío sin bajar de los 10ºC.

Este hecho y su temperatura media de 18ºC la convierten en un destino perfecto durante todo el año. Aquí podrás descansar y revitalizarte con una buena dosis de rayos de sol. Además, su clima primaveral permite realizar actividades al aire libre y marítimas ya que la estabilidad climatológica se ve reflejada en las condiciones del mar.

Sigue descubriendo

Deja una respuesta

Para asegurar tu privacidad, no haremos pública tu dirección de correo electrónico.

¡Muchas gracias por tu aportación a Qué Hacer en La Manga!