La gamba roja por las nubes tras su escasez provocada por los maremotos en Cabo de Palos

Encontrar en pescaderías, mercados y grandes superficies gamba roja fresca de los caladeros locales se ha convertido en una tarea casi imposible. Los escasos ejemplares que llegan a la lonja de Santa Lucía desaparecen a primera hora de la mañana de los mostradores y a unos precios «desorbitados». Estos días ya se cotiza el kilo por encima de los 160 euros, un precio que aún subirá más mañana y el jueves. Desde mediados del mes de septiembre, esta situación se repite sin solución de continuidad.

Los pescadores de la Cofradía de Cartagena lanzan sus redes y menos este manjar sacan de todo: meros, gallopedros, merluzas, salmonetes, lubinas y doradas, entre otros muchos protagonistas de las mesas de Nochebuena, pero ni rastro del crustáceo.

Según explica José Vela, dueño del barco arrastrero ‘Vela Gallego 2’, dedicado en parte a la pesca de la gamba, esos movimientos sísmicos removieron el fondo marino de los caladeros locales y «atrajo una plaga de ‘baba’ que se ha asentado en el lecho, donde, precisamente, está el alimento de esta especie».

Según su teoría, que es la misma que la del resto de pescadores de la zona, así el crustáceo no pueda sobrevivir ni, por consiguiente, reproducirse. Esta situación continuará, según Vela, hasta que las mareas remuevan de nuevo el fondo marino y lo limpien de ‘baba’, «en dos, tres semanas o quizás, quién sabe, dentro de dos meses», cuenta este armador perteneciente a una larga estirpe de marineros. Ahora solo coge blanca, pero «donde hay blanca no hay roja», asegura.

Según su teoría, que es la misma que la del resto de pescadores de la zona, así el crustáceo no pueda sobrevivir ni, por consiguiente, reproducirse. Esta situación continuará, según Vela, hasta que las mareas remuevan de nuevo el fondo marino y lo limpien de ‘baba’, «en dos, tres semanas o quizás, quién sabe, dentro de dos meses», cuenta este armador perteneciente a una larga estirpe de marineros. Ahora solo coge blanca, pero «donde hay blanca no hay roja», asegura.

Fuente: La Verdad.es

Sigue descubriendo

Deja una respuesta

Para asegurar tu privacidad, no haremos pública tu dirección de correo electrónico.

¡Muchas gracias por tu aportación a Qué Hacer en La Manga!